EL DESCENLACE O FINAL

Cómo se siente el personaje principal.  Es el momento en que se resuelve el problema y termina la narración.

La resolución final del conflicto se ha planteado a lo largo del nudo.  Puede presentarse de dos maneras:

  • Un final cerrado, cuando el autor o autora deja perfectamente
  • acabada la acción, de modo que la historia no puede continuar.
  • Un final abierto, que permite que la narración pueda continuar con nuevos episodios, sin que cambie el sentido de los acontecimientos principales.  Incluso el lector puede imaginar la continuación de la historia.

Ejemplo del descenlace en la fábula “la liebre y la tortuga”:

Cuando despertó, y moviéndose lo más veloz que pudo, vio como la tortuga había llegado tranquilamente al final y obtenido la victoria.”

 

A %d blogueros les gusta esto: